Panamá: concluyó el Carnaval y comenzó el Peregrinaje

carnavales panamaPanamá: concluyó el Carnaval y comenzó el Peregrinaje

Con el cuarto y último día de desfiles de carrozas, bailes populares, mucha agua y aún más música, este martes dieron fin las festividades carnavalescas en la República de Panamá, y de inmediato dar paso a las peregrinaciones hacia la Basílica Menor de Atalaya para adorar a Jesús de Nazareno.
Las “carnestolendas”, que se realizan en todo el territorio nacional, pero con acento en Las Tablas, que es la meca, Coclé y la City (la capital), es la fiesta popular más importante de Panamá y moviliza a casi toda la población, que en masa se vuelca a los festejos.
En estas cuatro jornadas de festejo Panamá estuvo paralizado, como ocurre todos los años, y seguirá en la inercia total lo que resta de semana pues después que hoy a la medianoche se entierre la sardina –como en Murcia, España, anunciando la Cuaresma-, irrumpirán las fiestas del calendario litúrgico; o mediante un cortejo fúnebre y la quema de alguna figura simbólica representando a una sardina, que en otros lugares del mundo simboliza la quema de Judas, marcará la llegada del Miércoles de Ceniza y con este el simbólico sepelio del pasado, lo cual no denota que se puedan sepultar los males del presente.
El festejo es pintoresco. Grupos de personas pueblan de noche las calles bailando tras la tuna de caja y tambor y luego con la murga, conjunto musical que incorpora más instrumentos, con trajes típicos y coreando temas relativos a alguna fantasía nacional de la historia, literatura, flora, fauna o mitología, últimamente politizadas.
La gente amanece en las calles y a eso de las 5 de la mañana empiezan "el Topón" con la quema de cohetes rindiendo pleitesía a la reina empollerada, festejando su triunfo y cerrando las “carnestolendas”. Pero no es cierto que el festejo termine, pues al día siguiente comienza el llamado carnavalito que, por ser local, es interpretado como la verdadera fiesta del pueblo porque solo involucra a los vecinos… suerte de resaca de la fiesta grande, pero que sirve de puente para unirlo al homenaje al Nazareno.
Ya sin el aliento cortante del aguardiente ni la euforia de las fiestas paganas, los feligreses extienden el asueto bajo la justificación de visitar la imagen del Nazareno en la Basílica Menor de Atalaya, provincia de Veraguas.
Como cada año, más de 200.000 panameños y otros miles de foráneos que visitan el Istmo con esa sola intención, arrancan el peregrinaje este miércoles. La Atalaya se atiborra, los autos en filas pegan defensa con defensa, y hasta el Domingo de Ramos un remolino fantástico perturba la tranquilidad bucólica de la pequeña villa, donde el Nazareno mira de soslayo a sus feligreses desde que la imagen fue encontrada en el siglo XVII y guarecida en un pequeño y pobre bohío de pescadores.
Mientras se apaga el redoblante en Las Tablas anunciando el fin del jolgorio, los pagadores de promesas arrastran sus penas y culpas despellejándose las sangrantes rodillas contra el pavimento caliente de la Atalaya, sudando arrepentimiento.
La actualidad política es sepultada momentáneamente aunque en el torbellino de pecadores se vean penitentes flagelándose y rasgando sus vestiduras. Pero es solo una parábola, un paréntesis para oxigenar pulmones y burlar la atmósfera asfixiante a la que regresarán poco después.

SOPORTE

Soporte

Correo de contacto:
info[at]colombianospanama.com

Teléfonos
España: +34 (93) 1845787
Estados Unidos: +1 (305) 3402627
Italia: +39 (06) 99335786
Panamá: +507 8327893
Panamá: +507 8339512
Reino Unido: +44 (203) 6951776
Suiza: +41 (91) 2280356

Servicio al cliente desde
02:00 - 06:00 (español, inglés, italiano)
09:00 - 18:00 (español, inglés)
14.00 - 18.00 (español, inglés, italiano)
Lunes a Viernes hora de Panamá